viernes, 28 de mayo de 2010

Yaxkin Melchy Ramos en Cancún

“Usar un lupa es mirar con atención, pero,
¿prestar atención no es ya mirar con una lupa?”.
Bachelard

Antier conocí a un personaje singular, muy joven, de la ciudad de México, poeta. Ganador de un premio que lo ha llevado a otros lugares y ha traído a Cancún para presentar su poemario. Me asombró su lenguaje simple, como el de cualquier joven y al mismo tiempo su tan claro pensamiento.

No sé hasta donde en sus poemas construye o reclama, pues no los he leído, pero por lo poco que escuche y los comentarios durante esa plática y lectura él me ha enseñado algo.

Comentó de lo que ha visto en otros países, de lo que escriben allá y observa que en México hay demasiado nacionalismo, como una especie de soberbia que no deja ser otra cosa.

Escuchando la lectura de algún poema suyo escuché frases como: “México se extinguió”, o que “no existe”, y alguien apuntó que es algo que aparece varias veces en distintos poemas, a lo que el poeta asintió, comentando que no fue su intención pero que ahora lo observa.

Joven él, desde siempre ha vivido un México en crisis y no ha escuchado otra cosa en 25 años. Me parece que crea entonces un mundo nuevo deshaciéndose de aquél que está tan mal. Habrá que leer su poemario, que por cierto se llama “Los poemas que vi por un telescopio”.

Le pregunté que es según su concepto la identidad, comentando que en Cancún se habla mucho de eso; y dijo que le gusta más poder tener muchas identidades.

Me sentí un poco anticuado viviendo en Cancún y buscando una identidad al conocer a este joven que ha encontrado su mundo creativo abandonándola.

Y entendí porqué ve desde un telescopio.

Jaime Villegas

2 comentarios:

Cecilia Villegas dijo...

Cuando vuelas a través de las fronteras entre los diferentes países, simplemente no ves nada .... no existen. Las fronteras y las nacionalidades son algo inventado. La tarea es: ser un humano y dejar de lado las diferencias.
Cecilia Villegas

ernesto alarcón dijo...

güau... excelente e ilustrativa reflexión... gracias por compartirla Maestro.